WANAKU, COMPROMETIDOS CON NUESTRA HUELLA HÍDRICA Y LA HUELLA DE CARBONO

 

Qué es Wanaku? Fue  la  gran pregunta que llegó a mi cabeza,  al recibir la invitación para visitar este prestigioso restaurante.
Todos los comensales de la sede administrativa de Hospital Vista Hermosa, hacían fila para ingresar, aun desconociendo cuál era el menú que nos ofrecerían,  teníamos claro que ésta experiencia sería única, porque Wanaku es la Huella de Vida.

Con los ojos admirados por tan majestuoso espacio, nos recibe en la sala de espera el Chef principal; con amable saludo nos da la bienvenida y desde este momento todos comprendimos el significado de ésta mágica palabra.

 

Así iniciamos esta aventura…
El Wanaku o guanaco, es un es un animal silvestre, elegante, de huesos finos, con una altura aproximada de 1,60 metros y cerca de 91 kilogramos de peso. Este animal muy parecido a un camello, es  ejemplo de  compromiso ambiental, gracias a su capacidad de consumo adecuado de agua, lo que favorece la preservación de este recurso.
Muchos pensamos que el plato fuerte de este “Resturante”  sería el Wanaku  a las finas hiervas o gratinado, pero no; en el restaurante, el menú dispuesto en un exquisito buffet, está conformado por tarjetillas con las figuras de los alimentos más comunes con los cuales desayunamos y en su respaldo los porcentajes  correspondientes a la huella hídrica y huella de carbono de cada uno de ellos; es decir, que por cada   arepa, fruta, huevo, jugo o café, que consumimos, estamos aportado o no  a la conservación del agua.
Dicho, de otra manera, el Restaurante Wanaku, es una estrategia que nos permite comprender la importancia de  implementar buenas prácticas de ahorro del agua, tales como, consumir menos carnes, aumentar la ingesta de vegetales y verduras, comprar los alimentos en las plazas de mercado  y por supuesto, generar oportunidades de ahorro en nuestro lugar de  trabajo.
El fortalecimiento de la cultura  ambiental  institucional  y la responsabilidad social, fomentando el uso eficiente del agua,  fue el objetivo principal de  esta enriquecedora capacitación, en la que involucrados en la idea  de un restaurante , comprendimos que  debemos  ser consientes de que nuestras acciones  afectan el medio ambiente  y que es nuestra decisión su cuidado.
Muy satisfechos por nuestro paso en el restaurante, recibimos la  factura  y en ella, se registran  varios  compromisos ambientales, como por ejemplo, informar sobre las fugas, evitar consumir agua embotellada, no utilizar  vasos desechables, preferir los productos locales, entre otros.
Finaliza  la aventura en Wanaku, ahora sólo queda vivir lo aprendido, agradeciendo a nuestro Plan Institucional de Gestión Ambiental P.I.G.A y a la empresa DOMOCOL por esta grata invitación.